NoticiasPolítica

¿Qué son el obradorismo, la 4T y Morena?

Por Benjamin Romero Ureiro
“Triunfar en la vida no es ganar. Triunfar en la vida es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae”.
José Mujica

El obradorismo se conforma por aquél conjunto de personas, en su gran mayoría de nacionalidad mexicana y aptas para ejercer sus derechos políticos, que simpatizan o se identifican con el pensamiento y acción del político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador (AMLO), actual presidente de México.

El obradorismo tendría sus orígenes desde que inicia el activismo social y político del dirigente mencionado (pues su trayectoria ha sido amplia y desplegada desde temprana edad) pero será durante los años en que fue jefe de gobierno de la ciudad de México cuando esta expresión adquiere gran fuerza al traducirse como respaldo ciudadano y popularidad para contender por la presidencia de la nación en el año 2006.

El desafuero fue el intento de los adversarios de AMLO por inhabilitarlo e impedirle su participación en la lucha electoral de 2006. La estrategia del desafuero fracasó y solo contribuyó a la consolidación del obradorismo como movimiento social, el cual se movilizó y resistió las embestidas neoliberales contra Obrador, generándose, por ejemplo, varias concentraciones masivas de apoyo que fácilmente rebasaron el millón de asistentes. Al final, el régimen imperante en aquél entonces tuvo que recurrir al fraude electoral para seguirse imponiendo por dos sexenios más (uno del PAN y el siguiente del PRI).

Los obradoristas fueron, en 2018, los 30 millones de votos ciudadanos que llevaron a López Obrador a ganar la presidencia del país, para desde ahí, llevar a cabo la llamada cuarta transformación (4T) de la vida pública del país.
Todo obradorista auténtico, en general, apoya la 4T pero no necesariamente es simpatizante, colaborador o militante de MORENA. El obradorismo es mucho más amplio que la 4T y MORENA.

Con respecto a la Cuarta Transformación, ésta se plantea como el conjunto de cambios y transformaciones a realizar durante el sexenio de López Obrador (2018-2024) desde la conducción político-estatal. Se trata de un proyecto de nación contenido en varios documentos elaborados por el propio AMLO y personajes afines al movimiento.

Se le llama Cuarta Transformación porque se considera que la primera transformación ocurrió con los cambios que trajo consigo la lucha por la independencia de España, la segunda transformación fue posible gracias a la guerra de reforma encabezada por Juárez en el siglo XIX, mientras que la tercera transformación fue producto de la revolución mexicana acontecida a inicios del siglo XX.

Como se ve, la 4T aspira a ser un proceso regenerador de la vida social y política de gran magnitud, al nivel de las tres anteriores transformaciones. Desde luego, el contexto de la pandemia no ha sido el mejor escenario para el desarrollo de la 4T pero su futuro está aún por verse.

A casi dos años de gobierno obradorista hay quienes ven en la 4T el mejor plan de gobierno que, bien implementado, debería llevar a una nueva sociedad mexicana. Una de las divisas principales de la 4T, propuesta por el mismo AMLO, es no mentir, no robar y no traicionar.

Todo defensor auténtico de la 4T es obradorista y puede o no ser de MORENA.

Por otro lado, MORENA son las siglas del Movimiento de Regeneración Nacional. Se trata de un partido político fundado por AMLO el 2 de octubre de 2011. En el 2018 sirvió como el gran instrumento de lucha para el triunfo electoral de Obrador aquél primero de julio.

Morena encabezó en 2018 una coalición electoral denominada Juntos haremos historia. Su slogan reza La esperanza de México. De acuerdo al Instituto Nacional Electoral, su militancia oficial no rebasa los 300 mil afiliados.

Actualmente, Morena vive una crisis producto de contradicciones surgidas en su seno. Dicha crisis tuvo un momento clave en la reciente lucha por la renovación de la dirigencia nacional.

Todo morenista auténtico apoya la 4T y es obradorista.

De cara al proceso electoral del 2021, el obradorismo, la 4T y morena deberán generar la suficiente unidad, organización y conciencia para consolidar la vía en la que buena parte del pueblo mexicano depositó su esperanza para un mejor porvenir.

La peor lucha es la que se abandona